A la hora de realizar el diseño y maquetación de una publicación impresa o digital, como por ejemplo, un folleto, cartel, catálogo, revista e incluso un libro de texto como podría ser una novela, es necesario conocer la utilidad de la retícula a la hora de componer y cómo nos facilita la vida.

A veces podemos omitir estas reglas deliberadamente persiguiendo un nuevo estilo o simplemente con la intención de experimentar. Pero antes de romper las reglas, es fundamental conocerlas, saber de dónde vienen y cuál es su finalidad.

Josef Müller-Brockmann, diseñador gráfico y profesor universitario de origen suizo, caracterizó su trabajo por la sencillez, la lógica compositiva y el uso de la retícula. Müller-Brockmann escribió Sistemas de retícula, una obra clásica de referencia sobre el diseño y la composición rigurosa y sistematizada en cualquiera de sus formas. En su libro sostiene que:

 

El empleo de la retícula como sistema de ordenación constituye la expresión de cierta actitud mental en que el diseñador concibe su trabajo de forma constructiva. Esto expresa una ética profesional: el trabajo del diseñador debe basarse en un pensamiento de carácter matemático, a la vez que debe ser claro, transparente, práctico, funcional y estético.

josef muller brockmann diseño suizo reticula maquetación

Josef Müller-Brockmann + Cartel Club del automóvil suizo 1965 + Cartel ‘The Film’ 1960

 

Además de las ventajas citadas anteriormente, la retícula agiliza el trabajo, lo cual se traduce en una mayor rentabilidad económica y nos ayuda a optimizar el espacio con la consiguiente reducción de costes en material.

Claves para el diseño y maquetación de la retícula:

 

1. Tipo de letra

No nos detendremos aquí a valorar qué tipografía es mejor para una maquetación y el diseño ya que esta elección depende de múltiples factores. Lo que si destacaré es que la elección de la tipografía antes de diseñar la retícula es imprescindible pues su forma definirá el interlineado y la anchura de columna de nuestro diseño. Esto es así porque cada fuente tiene una altura y un ancho determinado.

Dentro de la elección tipográfica encontramos la letra base y los destacados. El texto base es el volumen de texto principal que forma la mancha y el primero que tenemos que elegir para diseñar la cuadrícula. Los títulos y subtítulos pueden diferenciarse del texto base por su color, posición, peso o tamaño. Si varía el tamaño e interlineado lo hará en proporción al del texto base para que todo encaje en el diseño compositivo.

Anchuras de columna con palo seco de 20 puntos, 4 puntos de interlínea:

josef muller brockmann diseño suizo reticula maquetación

Detalle del libro Sistema de retículas de Josef Müller-Brockmann

josef muller brockmann diseño suizo reticula maquetación

2. Interlineado

Para lograr una composición armónica es importante el correcto uso del interlineado para que se facilite la lectura. Este dependerá del tipo de letra y a su vez la magnitud del mismo determinará el numero de líneas de texto que entran en una columna. Debemos elegir un tamaño que permita una lectura ágil en el que las líneas no estén muy pegadas ya que esto ocasiona que el ojo se confunda y le cueste seguir el ritmo de la lectura. Pero tampoco conviene que el interlineado sea muy grande ya que esto genera que el ojo se pierda en el seguimiento del texto. Normalmente los programas nos dan un interlineado automático que nos sirve como referencia aunque podemos ajustarlo justificadamente. 

Líneas con palo seco de 20 puntos, con 4. 8, 16 y 32 puntos de interlineado:

josef muller brockmann diseño suizo reticula maquetación

Detalle del libro Sistemas de retículas de Josef Müller-Brockmann

3. Campos reticulares

Mediante la retícula, dividimos una superficie dimensional en campos más reducidos, llamado campos reticulares, a modo de rejilla, estos pueden tener las mismas dimensiones o variar, aunque generalmente son proporcionales entre ellos. La altura de los campos retículares corresponde a un número determinado de líneas de texto y su anchura corresponde a la de las columnas.

Las ilustraciones, tablas, cuadros, etc. se manejan como campos reticulares, es decir, se diseñan en función de aquéllos. Si se desea, varios campos reticulares pueden juntarse para dar otros mayores, operación en la cual el borde superior e inferior de los campos debe alinearse con las líneas del texto.

josef muller brockmann diseño suizo reticula maquetación

Detalle del libro Sistemas de retículas de Josef Müller-Brockmann

josef muller brockmann diseño suizo reticula maquetación

Detalle del libro Sistemas de retículas de Josef Müller-Brockmann

4. Columnas

La distancia vertical entre los campos es de una o más líneas de texto y la distancia horizontal entre campos depende del tipo de letra. La anchura de la columna influye en la legibilidad, se calcula que lo adecuado es que por línea hayan una media de 7 a 10 palabras. Hay que determinar en cuántas columnas se dividen las páginas. Todo dependerá del tipo de información a incluir y del tamaño de la página. A menor formato, menos número de columnas posibles.

Brockmann sugiere que “una columna para texto e imágenes ofrece pocas posibilidades de mostrar las figuras grandes, pequeñas o de tamaño medio. Dos columnas para texto e imágenes ofrecen más posibilidades: en la primera columna pueden ponerse los textos, en la segunda las imágenes. El texto y las imágenes también pueden ponerse en la misma columna uno encima de las otras o viceversa. Además, la distribución en 2 columnas puede ser partida de nuevo en una página de 4 columnas. Tres columnas pueden ofrecer también un número suficiente de posibilidades de variación para la colocación de los textos y la disposición de imágenes de distintos tamaños. También la concepción de 3 columnas se puede descomponer en una de 6. Una desventaja de las 3 y 6 columnas es que las líneas del texto se hacen relativamente estrechas y, consiguientemente, debiera elegirse un tipo de letra más pequeño. Esta cuestión depende del problema planteado. La división en 4 columnas se recomienda cuando haya que colocar mucho texto y muchas ilustraciones o cuando deba aparecer material estadístico con muchos números, curvas y gráficas. También las 4 columnas pueden dividirse de nuevo en 8, 16 y más columnas, una forma habitual para la representación de tablas.”

4. El blanco

Todos los trabajos de diseño célebres valoran tanto la mancha del contenido como el blanco, o la ausencia de este. Los espacios en blanco, como los márgenes, se calculan mediante la sección áurea u otras relaciones matemáticas y es tan casi tan importante como el contenido.

jan tschichold diseño suizo reticula maquetación

Jan Tschichold + Cartel Exposición de constructivismo 1937 + Cartel “La mujer sin nombre” 1927

El espacio en blanco debe ser considerado un elemento activo, no un fondo pasivo – Jan Tschichold

5. Pasos para crear una retícula

Según mi experiencia y la información que he encontrado al respecto. Los pasos para diseñar una retícula son:

  • Determinar el formato de la página.
  • Establecer el tipo de tipografía que se va a usar en el texto base, su tamaño y su interlineado.
  • Acordar el número de columnas que se usarán por página intentando tener de 7 a 10 palabras por línea y un medianil adecuado para facilitar la legibilidad del documento.
  • Dibujar las columnas teniendo en cuenta el margen en blanco exterior que vamos a dejar en el documento.
  • Contabilizar cuantas líneas de texto nos salen de la altura de columna elegida y ajustarla si fuera necesario.
  • Decidir en cuantas filas queremos dividir la retícula dejando entre ellas un espacio de una línea de texto.
  • Contabilizar cuantas líneas de texto entran en cada campo reticular.

 

Ejemplo:

Para una altura de columna de 55 líneas en la que queremos 4 campos reticulares de igual tamaño y con un espacio intermedio de una línea reticular (línea vacía) que en total serían 3 espacios de línea vacía entre campos.

55 líneas por columna – 3 líneas vacias = 52 líneas a repartir en 4 campos reticulares.

52 líneas / 4 campos reticulares = 13 líneas por campo reticular.

En un sistema reticular perfeccionado están alineadas con las figuras no sólo las líneas de texto, sino también las leyendas, los títulos y los subtítulos.

Imaginemos que en el ejemplo anterior estamos usando una tipografía a 10 puntos de altura con un interlineado de 2 puntos que en total suma 12 puntos. Si queremos poner un título alineado a la cuadrícula base tendrá que ser proporcional a lo anterior. Por ejemplo, un título de 20 puntos con 4 de interlineado equivale a 24 puntos que son dos líneas de texto base, por lo tanto, por cada dos líneas te texto base escrito con 10 puntos y 2 de interlineado nos cabe una de texto título de 20 puntos con 4 de interlineado.

Hoy en día afortunadamente no tenemos que estar dibujando y borrando el boceto de nuestra retícula mientras hacemos estos cálculos y encontramos la proporción adecuada. Tenemos programas que nos facilitan la tarea. Pero a veces son complicados de configurar. Por eso he estado buscando un tutorial donde nos expliquen como aplicar estos conceptos a la configuración de la cuadrícula base y las guías en InDesign.

En los siguientes vídeos que he encontrado en internet Andrés Urrutia propone un método para elaborar una retícula modular en InDesign que considero que se ajusta bastante los conceptos del sistema reticular propuesto por Müller-Brockmann en su obra Sistema de Retículas.

Fuentes: Sistemas de retículas. Müller-Brockmann, Josef. Editorial Gustavo Gili